Acceso controlado con sistema RFID

El sistema RFID con IO-Link de Turck asgura las pruebas con alta tensión en el ferrocarril belga SNCB

Para garantizar la seguridad de las operaciones, las empresas deben asegurarse de que sólo las personas con la capacitación apropiada puedan acceder a determinadas áreas e instalaciones. La compañía ferroviaria belga SNCB utiliza un sistema de RFID para monitorear el acceso a las áreas de prueba de alto voltaje de su taller central en Mechelen. Allí se realiza el mantenimiento, la reconstrucción y la revisión de los trenes. En un nuevo laboratorio, la SNCB prueba los convertidores de potencia de los trenes a 3000 voltios.

  • The entrances to SNCB's high-voltage test room can only be opened by authorized employees via RFID tags

  • The K50 LED indicator with sound signal changes to red as soon as the test procedure is active

  • After scanning the RFID tag by the TN-M30-IOL-H1141 in the console, the test procedure can be started

  • Turck IO-Link master TBEN-L5-8IOL takes care of the signal transmission

  • The LED signal lights are connected via Turck’s compact TBEN-S2 I/O module

  • All entrances are secured via Turck's RFID solution so that only authorized persons are granted access

  • Jimmy Volders, Dymotec, Kristof Honee, SNCB, and Danny D'hollander, Turck Multiprox (from left)

"No hay que minimizar los riesgos de una instalación de 3.000 V", dice Kristof Honee, responsable del departamento de electrónica del taller central de los Ferrocarriles Belgas SNCB en Mechelen. "Incluso cuando la corriente está desconectada, puede seguir habiendo carga en bobinas y condensadores. Por eso el trabajo debe hacerse siempre de forma sistemática, según los procedimientos establecidos y por personas que conozcan los riesgos." En Bélgica, las líneas eléctricas aéreas para los trenes llevan una corriente continua de 3000 voltios. Los convertidores de energía de los trenes convierten la alta tensión en tensiones más bajas para los accionamientos, el aire acondicionado y todos los demás equipos.

La fuente de alimentación suministra 3000 voltios

"En el nuevo laboratorio, tenemos tres zonas de prueba para someter a los convertidores a pruebas después de haber sido revisados o reparados", explica Honee. "Muchos componentes pueden probarse a voltajes más bajos, pero para la prueba final, utilizamos una fuente de alimentación de laboratorio que puede suministrar 3000 voltios, igual que la línea aérea". Las pruebas deben realizarse según procedimientos estrictamente regulados, prestando mucha atención a los riesgos de seguridad.

SNCB pidió al integrador de sistemas belga Dymotec -especializado en instalaciones eléctricas industriales y automatización- que desarrollara un sistema capaz de gestionar los procedimientos de prueba respetando todos los aspectos de seguridad requeridos y controlando el acceso. La clave es la gestión de las autorizaciones y el seguimiento de todos los procedimientos.

El sistema de RFID controla el acceso a la zona de pruebas

En la puerta de entrada a las áreas de prueba del laboratorio, se han instalado luces LED de señalización K50 que cambian de color según el estado de una zona. En cada puerta, así como en los paneles de control, hay un lector RFID en el que los operarios deben leer su tarjeta de identificación, un soporte de datos RFID, para poder acceder. "Nuestros empleados reciben formación para cubrir todos los aspectos de seguridad de cada tipo de convertidor", dice Kristof Honee. "El sistema de Dymotec garantiza que se cumplan todos los requisitos de seguridad en cada paso del proceso de prueba".

Los lectores RFID comprueban quién se registra. El PLC comprueba si esa persona está autorizada a acceder en una situación concreta o a iniciar el siguiente paso de una operación. Por último, el PLC controla el suministro eléctrico del laboratorio y se asegura de que la configuración de las pruebas se encienda sólo cuando la situación sea segura. Los operadores deben confirmar cada paso para que no se pase nada por alto.

Cabezales de lectura/escritura RFID y luces indicadoras

Para ello, Dymotec utiliza el sistema RFID de Turck. Los cabezales de lectura/escritura RFID leen la identificación de una placa y la transmiten al PLC a través de IO-Link. "El sistema RFID se puede implementar con bastante facilidad", dice Jimmy Volders, director de proyectos de Dymotec. "Los lectores RFID y las lámparas de señalización se conectan a los maestros IO-Link a través de IO-Link. Éstos también proporcionan la fuente de alimentación, por lo que no se necesita mucho cableado".

Los maestros IO-Link TBEN-L5-8IOL se comunican con el PLC a través de Profinet. Utilizando el conmutador de dos puertos integrado en los módulos IO-Link, los maestros forman una topología de línea de modo que sólo es necesario tender una línea Profinet de puerta de acceso a puerta de acceso, lo que a su vez ahorra trabajo de cableado.

Las áreas de prueba están equipadas con luces de señalización K50 de Banner Engineering, que son controladas por el PLC para cambiar de color. Como resultado, una luz por puerta de acceso es suficiente, a diferencia de las luces de señalización de color tradicionales. La programación no tiene que limitarse a la selección de un solo color. Los LEDs pueden controlarse individualmente. Las unidades de control han sido equipadas con luces de señalización con función sonora, por lo que el sistema también puede emitir señales de advertencia acústicas. 

Gracias a la automatización de la instalación de pruebas, todos los procedimientos de seguridad se aplican ahora con eficacia, sin ralentizar las operaciones mediante procesos manuales. La trazabilidad total de cada acción está garantizada en todo momento. 
 

Más Información

Select Country

Turck worldwide

to top