Nuevo sensor de proximidad inductivo mejora la confiabilidad de la detección de las latas

Minneapolis, MN - June 17, 2019

Para mejorar la detección de las latas metálicas en aplicaciones de alimentos y bebidas, Turck anuncia su nuevo sensor de proximidad inductivo Q130WD. Está diseñada específicamente para detectar objetivos metálicos en líneas de alimentos y bebidas de alta velocidad. Con una frecuencia de conmutación de 250 Hz, puede detectar hasta 900,000 latas por hora, lo que garantiza un rendimiento máximo.

 

Los sensores inductivos se usan comúnmente para evitar errores de producción en las líneas de embotellado y enlatado, en las bandas transportadoras al garantizar que no haya huecos en la línea o recuento de latas antes de que entren en la alimentación del relleno. Los sensores Q130WD cuentan con la tecnología Uprox® Factor 1 que detecta todos los metales en el mismo rango. Esto mejora la flexibilidad y reduce los costos porque no se necesita un cambio de detección cuando se introduce un tipo de lata de metal. 

 

La carcasa rectangular está hecha de plásticos aprobados por la FDA especificados de acuerdo con las clasificaciones IP68/IP69K para lavado, y es resistente a todos los detergentes ácidos y alcalinos comunes.

 

Los LED de esquina de alta visibilidad permiten a los usuarios saber de un vistazo que el sensor está funcionando correctamente. A 44 mm de altura, el dispositivo se adapta mejor entre los rieles de aluminio y puede instalarse al ras para que no sobresalga de la línea. El grabado con láser garantiza una legibilidad mejor y más duradera que la impresión por tampón, incluso después de una limpieza a alta presión.

Para mejorar la detección de las latas metálicas en aplicaciones de alimentos y bebidas, Turck anuncia su nuevo sensor de proximidad inductivo Q130WD. Está diseñada específicamente para detectar objetivos metálicos en líneas de alimentos y bebidas de alta velocidad. Con una frecuencia de conmutación de 250 Hz, puede detectar hasta 900,000 latas por hora, lo que garantiza un rendimiento máximo.

 

Los sensores inductivos se usan comúnmente para evitar errores de producción en las líneas de embotellado y enlatado, en las bandas transportadoras al garantizar que no haya huecos en la línea o recuento de latas antes de que entren en la alimentación del relleno. Los sensores Q130WD cuentan con la tecnología Uprox® Factor 1 que detecta todos los metales en el mismo rango. Esto mejora la flexibilidad y reduce los costos porque no se necesita un cambio de detección cuando se introduce un tipo de lata de metal. 

 

La carcasa rectangular está hecha de plásticos aprobados por la FDA especificados de acuerdo con las clasificaciones IP68/IP69K para lavado, y es resistente a todos los detergentes ácidos y alcalinos comunes.

 

Los LED de esquina de alta visibilidad permiten a los usuarios saber de un vistazo que el sensor está funcionando correctamente. A 44 mm de altura, el dispositivo se adapta mejor entre los rieles de aluminio y puede instalarse al ras para que no sobresalga de la línea. El grabado con láser garantiza una legibilidad mejor y más duradera que la impresión por tampón, incluso después de una limpieza a alta presión.

Select Country

Turck worldwide